Seguidores

16 nov. 2015

“Hay que vacunar a los perros y a los gatos, desde Ushuaia hasta La Quiaca”

Definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad prevenible mediante vacunación, la rabia sigue afectando a más de 150 países y provocando la muerte de 59 mil personas al año en todo el mundo, solo considerando los casos en cuya transmisión se vieron involucrados los caninos.
En ese contexto, nuestro país se sumó el pasado 28 de septiembre a las acciones generadas a nivel global en el marco del “Día Mundial de lucha contra la Rabia”, con una jornada de actualización técnica en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA. Allí se abordaron distintas temáticas ligadas, por ejemplo, a la situación epidemiológica de la enfermedad en nuestro país, su presencia en las grandes urbes, el rol de los murciélagos, su impacto en los bovinos, acciones de control y su diagnóstico en laboratorio.
El acto inaugural fue presidido por el decano de la Facultad, Marcelo Miguez, quien aseguró ante un auditorio colmado de profesionales privados y autoridades que “este tipo de encuentros favorece a que nuestros alumnos puedan capacitarse mejor, no solo desde lo técnico profesional sino también con un fuerte compromiso social que tiene que tener nuestra profesión”.
Apertura. Los Dres. Hugo Palópoli, Marcelo Miguez y Mario Carpi participaron del evento.
“Al menos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, estamos sub vacunando contra la rabia”. De este modo se sumó a las exposiciones Hugo Palópoli, presidente del Consejo profesional de CABA. Además y si bien explicó que no se dispone hoy de cifras oficiales al respecto, “estimamos que estamos por debajo del 50% de la cobertura esperada en la población canina y felina. Destacando el rol de la prevención en el tema, el profesional también instó a las autoridades nacionales a difundir líneas de trabajo y directivas concretas en materia de vigilancia epidemiológica.
“Como médicos veterinarios y profesionales de la Salud tenemos una tarea social que cumplir, la cual no podemos desconocer”, sostuvo Palópoli. Y culminó: “Parte de la responsabilidad de que la rabia se pueda volver a expandir nuevamente en el país también es nuestra”